viernes, 25 de diciembre de 2015

Abeto



Con sus cabellos de plástico el árbol me mira.
Callado, sombrío, su desnudez me asusta. Pronto
brillará con luces de esperanza, cantos de amor
y deseos de paz. Después morirá como un ángel
dócil y pasará un año y vendrá otro. Hasta que ya
no estemos, hasta que ni el eco de una palabra nos
nombre.

2 comentarios:

  1. Bueno. Esperemos que estemos aún aquí.
    :)

    Bedos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también espero que algunos años al menos. Gracias y un beso.

    ResponderEliminar