miércoles, 8 de marzo de 2017

Tu espectro líquido



Como dos cuerpos que desoyen el viaje,
allí la luz.

Te amodorras, llamas al suspiro
de tantas islas perdidas,
te viertes en cualquier paisaje,
sea colina, mar, cielos invertebrados,
canales de ríos, monumentos
que han perdido el color.

Pero estás aquí,
penumbra tenue que atraviesa el cristal
de una puerta invisible.

Te muestras
en la hojarasca de los días que han volado
mientras en mi pupila el asombro rota en las paredes,
vence a los cuadros, gira como un torbellino
cuando tu andar resurge.

Desde el navío que es esta cama triste
las alas del amor buscan el reencuentro
de una música que llora en mi,
que ríe en ti.

A las doce te aproximas a la mampara
donde la ducha del deseo se columpia,
yo jinete fósil escucho el sonido del agua,
del agua
que te lleva.

En la habitación vacía
el murmullo de las náyades
es tu líquida luz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada