domingo, 22 de febrero de 2015

El amor tiene las alas de un pájaro negro

Ni siquiera la palabra más antigua,
la del candor, la del olvido.

No hay hogar en las pupilas blancas de la noche,
la nostalgia es un caballo frío,
desamparado, como un látigo
que no encuentra estallido
ni dolor
ni amargura.

Dicen que el azar nos envuelve
lo mismo que una sábana de relojes,
dicen del instante en que se cruzan
la lluvia y los ojos claros de la nieve,
dicen de la vida que se acuesta
cuando los labios hablan del futuro
o la piel ultima el grito del placer
en los bancos nocturnos de la alegría.

A mi me basta el mar tranquilo,
las colinas relumbrantes,
la umbría de los hayedos
junto al manantial que surge noble
como un símbolo.

Han quedado demasiadas preguntas por decir,
su rumor me acompaña por calles varadas,
en balcones sin reja donde asoman
las banderas del recuerdo.

Solos, en la plaza que se sueña,
la melancolia anuncia el triunfo de la sed,
mi corazón te habla con ovillos trenzados,
la luna quiere abrirse como una flor pasajera.

Yo sé que mienten los pájaros,
que la sombra de tus caderas ha desnudado el color,
que no habrá ayer porque este silencio de cuerpos
amanece igual que un rayo indeleleble
en la espesura de tu nombre, del mío,
de nuestra historia roja
y escribe, al fin, en los latidos del agua
el crisol infinito del amor
y la locura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario