martes, 21 de enero de 2014

El abandono

Se acabó el final. Si.
La luz es un ovillo
de mariposas, la patria
un robot sin horas. El tren
deja surcos de aliento
en la mentira. Serás tú
y será el otro un pedazo
de abril. Círculo insolente
de sombras tu vértigo.

4 comentarios:

  1. La angustia se retuerce sobre ese final que concluye definitivamente y cuanto arrastra con él. Felicitaciones, Ramón.
    Salud.

    Julio G. Alonso

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Julio, por las amables palabras que le dedicas a este poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta especialmente este poema. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Siempre es una alegría verte por aquí, Margarita. Un abrazo.

    ResponderEliminar